Inicio > Calidad y desarrollo > Estudios clínicos

ESTUDIOS CLÍNICOS

LOS TRASTORNOS ARTICULARES INFLAMATORIOS

 

Las afecciones músculo-esqueléticas componen un conjunto de diversas alteraciones que afectan a los músculos, huesos, cartílagos, tendones, ligamentos y otros tejidos conectivos. Dentro de este grupo diverso de afecciones, se encuentran los trastornos articulares inflamatorios, los cuales afectan a los tejidos de la estructura articular [1], [2].

El tratamiento de los trastornos articulares se centra en atenuar el dolor y varía en función de la gravedad de los síntomas experimentados. El tratamiento puede basarse en una combinación de fármacos, descanso, termoterapia y protección de las articulaciones, aunque, en la actualidad, emergen otras opciones terapéuticas con efectos anti-inflamatorios demostrados, tales como la fitoterapia [3].

La osteoartritis es el trastorno articular degenerativo más común y su incidencia es muy elevada entre ancianos, comprometiendo la calidad de vida y pudiendo llegar a representar niveles de discapacidad elevados en este grupo poblacional 

[1], [4].

Los extractos de caracoles son utilizados en numerosas condiciones dermatológicas por sus propiedades antiinflamatorias, calmantes y regeneradoras [7], [8].

Ingrediente que promueve mecanismos de división y regeneración celular 

[13 al 19].

Ingrediente con propiedades anticonceptivas contra el dolor 

[20 al 31].

ALANTOÍNA

 

Ingrediente que modula la respuesta inflamatoria 

[13],[18],[31].

 

BIBLIOGRAFÍA

GustoPharma Consumer Health S.L.®